A los jugadores de ARK Survival Evolved se les acabó las vacaciones en el Caribe

.

Atlas”, el juego de los padres creadores de “Ark”, no tuvo la aceptación que se esperaba entre sus jugadores y muchos de los usuarios de Ark, que se mudaron de juego, han vuelto ya de sus vacaciones en el Caribe por múltiples razones que os contaremos aquí.

 

Hace algo más de 3 meses, en el canal de Youtube, se publicó el tráiler de este juego en su canal oficial de tres minutos que hizo que muchos jugadores de Sandbox se les pusieran los ojos como platos al ver lo que podrían encontrarse en este título con la carta de recomendación de los padres fundadores de Ark. Esto hizo soñar a muchos con la idea de un juego como el Ark pero haciendo especial hincapié en la parte más débil de este título (la parte marina y de guerras navales). Muchos jugadores de Survival y apasionados de los juegos de piratería también fueron atraídos por este canto de sirena que hicieron de una forma muy acertada.

 

El problema empieza cuando ofrecen la primera fecha de salida. En la web de este juego pusieron una fecha de lanzamiento junto con una cuenta atrás en tiempo real, algo común en varios títulos, pero en este caso concreto podíamos encontrar en Twitch directos en los que había miles de personas tan solo viendo esa cuenta atrás y comentando sus ideas y fantasías de cómo podría ser el sueño. Cuando la cuenta atrás llegó a cero, todos los usuarios corrieron a tratar de comprar y descargar su juego para iniciar el pillaje, pero un par de horas después, apareció en las redes sociales el aviso donde decían que este juego sufría un retraso de salida. Lamentablemente, este hecho se repitió más veces de las que me gustaría recordar haciendo que mi impresión como usuario se manchase desde los inicios, pues en tu inconsciente se marca la idea de que no son capaces de cumplir con su palabra y que todo no es tan bonito como lo pintaban en el tráiler.

 

Cuando consiguieron poner en marcha al fin la salida del juego, ya habían creado algunas malas impresiones en los jugadores, y ya se sabe, que no hay una segunda oportunidad de crear una primera impresión así que, lo que puedes hacer es tratar de cambiar esa imagen ofreciendo algo tan bueno y espectacular que a los jugadores se les olvide lo anterior (o sobornarlos con un cofre lleno de doblones).

 

El segundo problema viene justo después de su tardía salida. Todos los Gamers con años de experiencia sabemos que no hay nada más horrible que el inicio de un nuevo MMO. Aún recuerdo la primera expansión de WOW o las salidas Aion o Archeage, en la que entrar el mismo día se convertía en una odisea. Atlas no fue diferente en ese problema, ya sea por servers que tienen un tiempo de respuesta tan alto que no nos deja entrar ni siquiera al intento número 53.414.653 u otro inconveniente. Otro problema clásico en esta etapa es la del lag, si consigues entrar notarás una latencia tan alta que haría tirarse de los pelos al propio Dalái Lama. Si fuiste uno de los agraciados de poder entrar el mismo día del lanzamiento y recuerdas ver animales volando por los aires, no te preocupes amigo, no estabas loco, solo sufrías uno de estos síntomas tan comunes que podíamos ver en múltiples directos del juego que volvieron a crear otra imagen negativa en nuestro subconsciente colectivo.

 

Otra puntilla que clavar en el ataúd fue la del rendimiento del propio juego, cuando se disipó el humo que formó la entrada masiva de los jugadores y el lag, muchos jugadores notaron que el juego seguía sin fluir lo bien que esperaban, incluso jugadores con conexiones de gran ancho de banda y equipos Gamers profesionales con el reloj desbloqueado notaban esta irregularidad de fábrica tan evidente. El juego no estaba depurado, algo de esperar en juegos de acceso anticipado pero que no hacen más que seguir aumentando esas críticas que ya empezaban a caer por los jugadores más puristas y los no tan puristas.

 

Si a la compañía ya se le escapaba de las manos los problemas producidos en el título, sumémosle a todos ellos el Hackeo del servidor. En menos de un mes tuvieron una violación de seguridad, y accedieron a la cuenta de un administrador del servidor con todos sus poderes al alcance de la mano. El 18 de enero muchos jugadores vieron como de repente Respawneaban (aparecían) de la nada ballenas, criaturas legendarias masivas, enemigos inmortales, tanques y demás caos que montaron los Hackers aquel fatídico día y que te hace sacudir la cabeza mientras bajas la mirada con indignación.

 

Otro gran problema que sufren muchos jugadores es la llegada de comunidades grandes y gigantescas, capaces de arrasar con grupos pequeños de jugadores casuales o grupos más cerrados. Esto influye en la fuga de muchos usuarios que les gusta formar parte de algo más pequeño para sentirse más importantes con sus actos o que simplemente no quieren llevarse las migajas de éstas inmensas comunidades, en las cuales sólo son más agraciados un grupo selecto que siempre están cerca del líder de esta comunidad.

 

Y llegaron los Cheats… Si hay algo que rompa las relaciones de un jugador con un juego de una forma contundente es la aparición de cheats (trampas), pues hacen que cualquier usuario capaz de profundizar un poco más en internet y en algunos casos desembolsando una pequeña cantidad, pueda activar un programa que hace “maravillas” para reventar un juego como en el caso del H1Z1 survival (DEP compañero…), dando poderes de admin con la posibilidad de abrir la consola de comandos de un administrador y otorgarse cualquier objeto del juego, aumentar sus estadísticas a su antojo, volar, ser invisible o inmortal o la suma de todos estos poderes si lo prefieres.

 

Los reembolsos del importe pagado por el videojuego fue también algo bastante sonado, en el que aumentaron el período estándar de devolución de la plataforma Steam para reembolsar el importe de este pobre título que no había hecho más que abrir los ojos a un mundo que no tuvo la más mínima compasión con él. Todos queremos una segunda oportunidad, pero pocos la ofrecemos.

 

Hoy en día en la plataforma de Steam, si introducimos el nombre de Atlas a la derecha, veremos un icono de un pulgar hacia abajo y si dejamos el ratón un segundo sobre él, podemos ver críticas “mayormente negativas”. Y es que, de 20.944 comentarios, sólo el 34% son positivas, lo que nos dejan con un vasto 66% de entradas negativas y que lo ponen a parir en diferentes idiomas.

 

En comparación con las opiniones de la comunidad de Ark Survival Evolved que de 164.924 comentarios el 69% de ellas son positivas, vemos un número tan diferente de un juego tan parecido que podría decirse que es el hermano mayor de Atlas.

Los desarrolladores del juego no pierden la esperanza y siguen trabajando en él con 17 actualizaciones ya a su espalda en algo menos de 3 meses, pero el daño ya está hecho y los jueces han hablado, Atlas no lo recomiendan la mayoría de los jugadores que lo probaron.

 

Así que multitud de comunidades, hermandades y pequeñas familias de jugadores que emigraron a Atlas buscando un futuro mejor, hicieron la maleta y regresaron de sus vacaciones en el Caribe para retornar a Ark survival u otro survival al que estuviesen jugando previamente. Algunos de ellos con añoranza de volver quizás el año que viene, otros contemplando las fotos de su divertido viaje y otros tanto pensando que se les escapó ese amor estacional que se conoce sólo en las vacaciones. Sea como sea, seguro que recuerdas Atlas y no lo olvidarás, el juego que pudo ser, pero no fue.

 

Aaaaaarrrk, ¿otra vez? Madre mía...

.