Procesador AMD

Mostrando 1-7 de 7 artículo(s)

Como elegir un procesador AMD

 

Para la elección de un procesador AMD, hay que tener en cuenta el uso que le vamos a dar, las características del procesador y la concordancia con el resto de las piezas para que sean compatibles entre sí.

El procesador es el núcleo de tu ordenador, la unidad de computación central. Es la encargada de dar la orden al resto de piezas, procesa la información del resto de piezas y hace que desempeñe todas las funciones que le pidamos. 

 

Características

Para la elección de un procesador, deberemos tener en cuenta que características son las principales y más importantes, las cuales, puedes filtrar a través de nuestra web en el menú que se encuentra a la izquierda que son las siguientes:

 

Modelo: El fabricante de procesadores AMD, para una mejor catalogación, ha creado 5 modelos diferentes cada uno con mayor potencia y cantidad de núcleos e hilos. Actualmente los modelos de procesadores AMD que podemos encontrar de menor a mayor potencia y precio son los Ryzen 3, Rayzen 5 Rayzen 7, Ryzen 9 y Ryzen Threadripper.

 

Generación: Las generaciones del procesador nos indican 2 cuestiones, en primer lugar, el año de fabricación y en segundo lugar la potencia, ya que cada dos procesadores del mismo modelo, pero de diferente generación tendrán una arquitectura de fabricación diferente y una menor cantidad de núcleos y por confidente menor potencia. La generación de un procesador AMD se puede saber fácilmente, para ello podemos o bien filtrarlo en el menú lateral o bien puedes reconocerlo por el número que aparece despues del modelo. Por ejemplo: Un procesador Ryzen 5 1600 es un procesador de primera generación. Sin embargo, un Ryzen 5 5600X sería un procesador de la quinta generación de procesadores AMD por lo que sería mucho más potente este segundo en comparación con el de primera generación.

 

Socket: El socket es la abertura en la placa base donde se conecta el procesador. Los zócalos o Sockets cuentan con una denominación para que sean más fácilmente reconocible. Los sockets más comunes en procesadores AMD son AM1, AM2, FM2, FM2+, AM3, AM4, TRX4 siendo los dos últimos los más utilizados actualmente. Para elegir un procesador, hay que tener en cuenta que el socket de la placa base y del procesador coincidan exactamente ya que, en caso contrario, no podrás instalarlo.

 

Núcleos del procesador: Cada procesador tiene dentro de sí una cantidad de chips o núcleos además de otras piezas que conforman el procesador. Cada uno tiene consigo una cantidad de núcleos concretos y cada uno de ellos ayudará al procesador a una tarea en concreto. A rasgos muy simplificados, cada núcleo puede procesar una acción concreta en el ordenador de forma paralela. Esta afirmación no es del todo exacta ya que depende de muchas cuestiones y variables como por ejemplo que cada acción solo puede usar una cantidad de núcleos limitados así que no tomar esta afirmación como una verdad absoluta sino como una orientación bastante acertada.

 

Hilos del procesador: Los hilos de un procesador es la capacidad que tiene cada procesador de crear una versión virtual e igual de cada núcleo. Como cada núcleo puede dividir su carga de trabajo si la tarea no es demasiado exigente y reducir la cola de funciones haciendo trabajo en paralelo. Dicho de otra forma, los hilos, son procesadores virtuales que a efectos funcionan como otro núcleo y que ayudan en gran parte en la reducción de tiempos de carga y mejora de funcionamiento de un ordenador. 

 

Nomenclatura: La nomenclatura es la letra final en los procesadores que nos indica información importante que podremos tener en cuenta a la hora de elegir un procesador. La nomenclatura más común en procesadores AMD es la letra X, esto nos indica que el procesador esta desbloqueado con la intención de si lo necesitamos potenciar la velocidad del reloj y la frecuencia de carga. Esta acción denominada Overclocking (OC) puede mermar el tiempo de vida si no se hace de una forma adecuada, es por esto que antes de hacer OC a un procesador, leer guías o contactar con expertos ya que si se estropea por este tipo de acciones la garantía quedaría anulada.

 

Componentes compatibles

Al elegir un procesador AMD, deberemos de tener en cuenta la placa base en primer lugar, que el Socket y su Chipset (Chip de indicadores de trabajo) sea compatible con la generación de nuestro procesador ya que, en muchos casos, podemos encontrar que, aunque comparta el mismo Socket, este no sea compatible o que pueda ser compatible con la actualización de la BIO de la placa base.

En segundo lugar, tendremos que tener en cuenta que el disipador sea compatible con nuestro socket ya que, si este no está bien sujeto al procesador, puede crear problemas de sobrecalentamiento llegando en algunos casos a estropearse o crear un mal funcionamiento.

 

Qué uso le vamos a dar al ordenador

La gama de procesadores AMD es muy variada debido a la potencia y cantidad de núcleos, es por eso que podemos encontrar varios procesadores con diferentes precios. Esto se hace con la intención de dar una utilidad específica al equipo ya que según el fin que le vayamos a dar, el procesador necesitará de algunas características concretas.

Los principales usos que podemos darle a nuestro equipo son:

Ordenador para Trabajar: Para un ordenador de trabajo en el que normalmente la mayor carga de trabajo será de procesadores de texto, hojas de cálculo o alguna web, así como gestores de correos, deberíamos selecciones un procesador con pocos núcleos e hilos ya que no necesitaremos de demasiada potencia, la generación del procesador, en principio no debe ser tampoco un factor importante a tener en cuenta ya que para procesos tan simples no requeriremos de grandes características como un Ryzen 3 o Ryzen 5.

 

Ordenador para multimedia: Este tipo de ordenadores son los más comunes que podemos tener en casa, el flujo de trabajo debe ser medio ya que normalmente los usos pueden ser muy variado, desde la visualización de fotos, vídeos, series online y múltiples ventanas webs incluso para jugar a juegos que no requieran de un gran procesador gráfico dedicado (tarjeta gráfica) ya que la mayoría de procesadores traen consigo un chip gráfico para poder ver la pantalla y realizar algunas acciones sin necesidad de comprar una gráfica dedicada. En esta ocasión deberíamos de elegir una gama media tipo Ryzen 5 de última generación si podemos.

 

Ordenador Gaming: Para la creación de un ordenador Gaming, deberemos tener una buena cantidad de núcleos de última generación ya que los requisitos para jugar suelen ser más elevados y si lo necesitamos, que disponga de procesador desbloqueado para poder utilizar toda la potencia que disponga el procesador. Para esto procesadores como el Ryzen 5 o Ryzen 7 serían una buena opción.

 

Ordenador para jugar y hacer directos: Para este modelo de ordenadores, necesitaremos una cantidad mayor de núcleos e hilos capaz de realizar muchas funciones en paralelo. Tanto si es para trasmitir en directo mientras jugamos como para grabar vídeos y después editarlo para Youtube. En este caso si no queremos perder rendimiento, sería más óptimo y recomendado la utilización de procesadores Ryzen 7 o Ryzen 9.

 

Si necesitas más información o cumplimentar esta información con más información, puedes encontrar nuestra guía de elección de procesadores donde damos información más detallada o si lo necesita, puede contactar con nosotros a través del chat o por correo electrónico donde un experto le ayudará en la elección de su procesador AMD.

Producto añadido a tu lista de deseos
Producto Añadido para Comparar

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Ver Política de Privacidad