Consejos para elegir nuestro disco SSD o HDD

 

Introducción

En esta guía vamos a reunir una serie de consejos para el cambio o la ampliación de nuestro almacenamiento HDD y SSD para que podáis haceros una buena configuración en vuestro equipo sin gastar demasiado.

 

Para empezar, vamos a conocer un poco por encima qué unidades de almacenamiento podemos encontrar actualmente en el mercado y saber cuáles son sus características principales, si con esta información no os queda suficientemente claro, podéis echar mano de esta guía de almacenamiento actual de este año para conocer mejor estos tipos de dispositivos.

 

1-Qué opciones tenemos de disco duro

 

En primer lugar y como ya conoceréis todos, tenemos el HDD común, una unidad mecánica accionada por un rotor y unas lentes que van leyendo la información. La característica de estas es sin duda su coste por MB, ya que tiene un bajo coste y gran capacidad.

Con la llegada del SSD Nand, los problemas de velocidad se redujeron drásticamente, ya que su estructura y sus tipos de conexión diferentes le otorgan una mayor velocidad de lecturas y escrituras, viéndose por otra parte, encarecido el precio por la complejidad de la fabricación.

Otra opción de almacenamiento son las memorias Optane SSD que básicamente sería como una mezcla de memorias RAM y almacenamiento. En muy resumidas cuentas es una memoria caché extra para nuestro equipo (la caché dicha de una forma muy simple es como si tuviéramos un gran cajón con la ropa que más usamos y nos gusta, preparada para no tener que buscar en todo nuestro armario).

2-Asegúrate que puedes instalarlas en tu equipo

Una vez conozcamos nuestras opciones, lo primero que tenemos que saber es, si es un pc o un portátil, ya que en los portátiles tenemos una limitación por el espacio, después de esto tan evidente, tenemos que saber cuál es nuestra placa base, para ello buscad el manual de vuestra placa base (enterrado en el último cajón de nuestra casa normalmente).

 

Una vez lo tengamos podremos ver el nombre completo de nuestra placa, nuestro chipset y también saber las conexiones de las que disponemos para conectarlo. Un dato importante a la hora de comprar una unidad SSD es, que no todas valen con nuestra placa base y deberemos de tener en cuenta esto en algunas ocasiones para un óptimo funcionamiento (siempre funcionarán, pero si es totalmente compatible aprovecharéis su rendimiento). La mejor forma de saber si es compatible o no es dirigiéndose a la web del fabricante (este problema es para las memorias M.2 sobre todo.)

Otro dato importante como comentábamos, es el tipo de conexión de los que disponemos y la cantidad en nuestro equipo. No tiene sentido que compremos 3 disco duros SATA y solo tengamos 1 conexión.

 

En cuanto a la conexión personalmente os diré que siempre que podáis, utilicéis la M.2 con su conexión PCI-E de alta velocidad, pero no todos cuentan siempre con una placa base con este conector, (en su defecto la podéis conectar al conector de PCI-E común). Para los menos afortunados, la conexión SATA en un SSD sigue siendo mejor que nada y mejor que un HDD conectado a SATA con la misma velocidad de lectura.

 

3-Tipo de configuración según el uso

Ahora toca un poco de reflexión ¿Qué uso le vamos a dar principalmente?

 

Para un uso casual de archivos personales, la opción más económica es sin duda comprar una segunda unidad de almacenamiento de SSD con conexión SATA de poco tamaño 128/500 GB con conexión SATA III.  De este modo podemos tener la mayoría de nuestros archivos personales en el HDD dejando en el SSD la instalación de Windows y si nos sobra espacio las aplicaciones más utilizadas. Así tendríamos un equipo que inicie rápido y además sea capaz de abrir nuestras aplicaciones como el navegador a una velocidad aceptable.

Para un Gamer que quiere mejorar su rendimiento de juego lo más óptimo es comprar una unidad principal HDD de 1 o 2 TB y ayudaros con un almacenamiento de SSD de conexión PCI-E (preferible M.2) de unos 250/500GB de almacenamiento. De esta forma tendremos espacio en ellos para instalar nuestros juegos preferidos que requiramos de la mayor velocidad. Como GTA V, ARK survival, Battlefield V y para juegos de gran peso serán de más ayuda.

Para el trabajo con archivos de tamaño medio (un fotógrafo o un diseñador gráfico) podemos usar 2 opciones. O la compra de un HDD junto con un Optane para mejorar el rendimiento íntegro del disco duro y tener gran capacidad. O contar con un segundo almacenamiento SSD externo usado como caché para los programas de edición de 128/256 GB.

 

Para el trabajo con archivos de gran tamaño como renderización de vídeos, la mejor opción es la compra de 2 unidades SSD PCI-E de un tamaño similar, de esta forma además de poder usarlas por separado para diferentes utilidades y separar nuestro trabajo. Siempre tendremos la opción de clonación como copia de seguridad o el uso de una única SSD PCI-E de gran calidad para evitar el sobrecalentamiento y desgaste.

Debéis tener en cuenta que este tipo de configuraciones son una ayuda a la hora de elegir vuestra composición de una forma práctica sin gastar de más pero siempre podéis mezclar este tipo de configuraciones de almacenamiento que mejor se adapte a vuestro ritmo de trabajo e interfaces.

 

Si tenéis alguna duda sobre la mejor elección para la configuración de almacenamiento siempre podéis preguntar a nuestros especialistas a través de la sección contáctenos o nuestro chat online. Un saludo y hasta la próxima.

Comments (0)

Product added to wishlist
Product added to compare.

¡Suscríbete!

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Ver política de privacidad